TOCA CON LA LENGUA. Las texturas divierten al paladar

¿Alguna vez te has preguntado por qué platos como la ensalada César, la pizza, la bruscheta y el Banana Split por ejemplo suelen ser tan populares? Es simple, porque reúnen una diversidad de texturas que inconscientemente divierten al paladar. Esto hace que optemos siempre por preparaciones que no sean aburridas, no solo a la vista sino también al tacto, ya que la lengua es el órgano por excelencia que nos permite identificar las diversas texturas de los alimentos. Por eso los bebés de forma instintiva se llevan todo lo que consiguen a la boca, por la curiosidad de conocer su sabor y sobre todo su textura.

Quizás por ello es que poco llaman nuestra atención las cremas y avenas cocidas que son totalmente uniformes, ya que al poco tiempo de empezarlas a comer, sin darnos cuenta, perdemos el interés al no encontrar nada nuevo que nos sorprenda. Por ejemplo una crema de auyama es realmente sabrosa pero aburrida, sin embargo al agregarle algunos crotones de pan de hierbas, cubos de queso Palmita que puedan fundirse o crocante de tocino, llegas a ennoblecerla y llevas la experiencia a otro nivel.

Es importante conocer todas las texturas que podemos conseguir en los alimentos e identificar si son untuosos, cremosos, crocantes, arenosos, ásperos, para así poder combinarlos y cautivar al paladar. ¿Qué prefieres? ¿La yuca sancochada o la yuca frita? Probablemente sea la segunda pero hay texturas para todos los gustos. ¿Papa sancochada sin piel o papa horneada con piel? ¿Vegetales al vapor o vegetales gratinados con queso? Es cuestión de preferencias personales pero siempre resultará más atractiva aquella preparación que integre el mayor número de texturas.

La Sopa de cebolla es un excelente ejemplo, que involucra la suavidad de las cebollas sumergidas en un fondo, cubiertas de pan tostado gratinado con queso ¿quién puede resistirse? La invitación está en mezclar e innovar en cada una de sus creaciones, agreguen maní japonés a una ensalada Tailandesa de mango que con la cremosidad de éste, lo crujiente del tomate y la rugosidad de la hierbabuena tendrán una combinación perfecta.

@angelocampione

Publicado en General.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.