“La abundancia de comida prepara bien para el amor” El Marqués de Sade y su pasión por el buen comer.

boca-chocolateMe topé en estos días en algún canal con la película ” Quills” con Geoffrey Rush en el papel de Donatien Alphonse François de Sade, más conocido por el título de Marqués de Sade, la película trata el tema de la corrupción del espíritu, el amor, el sexo y la religión, desde el insólito punto de vista del Marqués de Sade, su filosofía de vida era la libertad extrema, sin las ataduras de la religión, la moral o las leyes, y cuyo único objetivo era la búsqueda del placer personal. Me animé a investigar un poco sobre el ya que recordaba que a Sade la lujuria y el Comer le apasionaba por igual. El aristócrata tuvo una vida rodeada por escándalos, lo cual parece ser agradaba y excitaba al Marqués y lo inspiraba para sus orgías y depravaciones. De hecho de su nombre nace el Sadismo. Qué lo une con la cocina? Pues que hablar de depravación y comida sin mencionar a este hombre, recordado como el mayor de todos los decadentes es imposible. Para el Divino Marqués, llamado así por sus admiradores, la comida era muy importante, y lo demostraba en sus libros, ensayos, obras de teatro y escritos así como en su vida cotidiana. Pasó gran parte de su vida en la cárcel, y en las cartas que le enviaba a su esposa, más que cartas eran prácticamente exigencias por dulces. Tenía una obsesión por los postres y las golosinas; sus favoritas eran las Feddes, una especie de pasteles dulces rellenos de mermelada y flan, cuyo aspecto era muy parecido al de una vagina. No dejaba de pedirle comida continuamente, un manjar, un postre, un antojo, eran su mayor ilusión para pasar el tiempo entre rejas.

Masaje con chocolateEl libertino Marqués, usaba la comida para avivar los fuegos de su lujuria, y creía firmemente que la capacidad de las personas de comer, era un indicador de sus habilidades sexuales. Un apetito se conecta con el otro, son cómplices en los placeres de la satisfacción, “Después de los placeres de la lujuria… no los hay más divinos que los de la mesa”. Era bien conocido su uso de pócimas afrodisíacas, brebajes y toda clase de preparaciones, que desataran un desenfrenado placer entre sus amantes, en algunas ocasiones se deleitaba con postres, cremas, tortas, vinos y todo aquello que pudiera comer a su antojo, lamiéndolos, tocándolos, untándolos y degustándolos de sus cuerpos. El chocolate era otro de los preferidos de este curioso personaje, por supuesto que su forma favorita para degustarlo era derretido sobre el cuerpo de sus amantes; también lo incluía en tartas, helados y postres que en conjunto con otros manjares formaban la cena: “La abundancia de comida prepara bien para el amor, y mejor si es excitante”. Una comida deliciosa y decadente era la mejor antesala para las sesiones de placer a las que se sometía el aristócrata.

Palabras de Sade referentes al comer y al placer:

“Los instintos sexuales fijan y regulan casi la totalidad de las acciones humanas en una forma todavía más intensa que el propio instinto de la nutrición”

“La abundancia de comida prepara bien para el amor, y mejor si es excitante”.

“El desayuno debe ser abundante, pues ha de reparar los desgastes de la noche”

“Las fuerzas prestadas por Baco y Ceres a Venus siempre benefician a la diosa de la lubricidad”.

“Sin la embriaguez y la glotonería, el gozo no sería tan completo”

Hablando de famosos y sus gustos por los postres, les anuncio la apertura de el taller de Postres y Famosos, el próximo domingo 7 de Junio, juntos podremos elaborar 3 postres preferidos por 2 escritores y un director de cine, Cannolis, Panacotta y una Chesecake con la variación del topping de mermelada de guayaba.

 

Publicado en General y etiquetado , , , .

Deja un comentario