Día de la madre, no del ama de casa.

Creo que muchos estarán de acuerdo conmigo que estas fechas (día de la madre, padre) se van haciendo cada vez más comerciales, pero sin duda que a todos nos llena hacerle un detalle a nuestra madre, regalar es una mezcla de arte y ciencia, y para hacerlo bien hay que conocer al otro y también adivinarlo: porque si sabes exactamente cómo es, qué cosas tiene y cuáles le faltan, es más fácil acertar. “Lo fundamental cuando vas a comprarle algo a otro es olvidarte completamente de ti y de tus gustos”, olvidarse de los regalos prácticos para el día de la madre, porque esa fecha es para sorprenderla, y no para recordarle sus tareas diarias.

Madre consentidaNada de regalarle la plancha más sofisticada del mercado, pues parece que le estás pidiendo que trabaje un poco más. Si a tu madre le gusta la cocina, probablemente también le guste comer bien, ¿por qué no la sorprendes con una cena o almuerzo en un restaurante? O mejor aún, prepararla nosotros mismos, Cualquier ocasión es buena para regalar y si la que lo recibe es nuestra madre, está claro que la elección debe de ser meditada, ya que el ‘todo vale’ con las madres no vale y es mejor algo pequeño y especial que mucho y sin significado. Y si les pasa como a mí, tal vez un “inocente regalo” se convierta en cambios de por vida, sí, recuerdo regalarle a mi madre un libro de “la dieta Scardele” en ese entonces ella sentía inquietud por la comida “saludable” luego de que aquel libro entro a mi casa, todo lo que pudiera llevar un aporte calórico a nuestra mesa desapareció, y las comidas se hicieron cada vez más desabridas y sosas, los regalos se convirtieron en gadgets para cocer al vapor, tuppers para almacenar, extractor de jugo, separador de yemas(por aquellodel colesterol) y un largo etc.

Mientras, mi abuela, consentidora como todas las abuelas, me preparaba arepas de chicharrón, torrejas o un pelao de cochino. Así que una madre me condenó el paladar, pero la otra me lo exaltaba, y obviamente no pasó mucho tiempo antes de revelarme a este nuevo régimen, así que de aquel regalo indirectamente surgió mi interés por la cocina, la verdad me convertí en un entusiasta del mundo de la cocinamás por un estímulo de supervivencia que por querer dedicarme a ello de manera profesional, claro, quedo allí sembrada la semilla, y como hay caminos insospechados ya ven hoy día la cocina es mi pasión, obviamente no hay nada que me dé más gusto que cocinarle a mi familia y ver como mi madre disfruta sin reparos de mis platos, sin los peros de los aportes calóricos y preocupación por la dieta. Finalmente amigas y amigos no olvidemos que es el día de la madre, no es el día del «ama de casa» hay que sorprenderlas con algo especial.

Publicado en General y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.