Comer para el placer

COMER PARA EL PLACER

familia disfrutando de comerComer por placer es divertido.

Comer por placer es la forma en que estamos, naturalmente, diseñados para comer. Comer de esta manera nos llevará a una relación más tranquila y más equilibrada con nuestra comida, y una vez que confiemos en nosotros mismos buscando el verdadero placer de la comida, entonces podemos decir adiós a la culpa sobre nosotros mismos y nuestra alimentación.

 Comida = Culpabilidad?

No creo, muchos de nosotros comemos por placer verdadero. Si podemos disfrutar de la sensación y de los sabores que deseamos, pero que a menudo es seguido por la culpa, la vergüenza o la ira.  Parece que hay una verdadera mentalidad anti-placer hacia nuestra comida. La comida se ve como algo para controlar, algo que nos controla, algo que nos define, algo que tratamos de dominar, algo que puede hacernos delgados o gordos o ejerce poder sobre nosotros.

Es casi como si tuviéramos miedo de disfrutar de nuestra comida.

La comida debe ser simple, fácil y placentera. Nos debe nutrir a todos los niveles.

Cómo empezar a comer por placer

Nunca se limiten, vivir dentro de una mentalidad de restricción se lleva su auto-confianza. Yo diría que simplemente puedes alimentarte sanamente y sin restricciones.

Es aconsejable no añadir valor moral a los alimentos, como bueno o malo. Pecados o castigos. Recompensas o golosinas. Adición de valores morales como éste en los alimentos, es añadir también un valor moral en sí mismo y en su comportamiento. Si usted es bueno que te mereces algo malo. Si usted es el malo su merecen ser castigados. Este es un pensamiento muy perjudicial. Y es molesto e incómodo también, No somos personas buenas o malas porque comemos una manera determinada. Estamos hechos para comer; alimentarnos está bien. Disfrutar de comer está muy bien.

familia-feliz-comiendoLa comida nunca tiene la intención de estar allí como una recompensa o premio. Está ahí para alimentarnos, nutrirnos cuando tenemos hambre y para que podamos disfrutar el placer que aporta al mismo tiempo.

¿Qué de donde saco estas conclusiones? Pues porque veo con sumo agrado a mis alumnos de los talleres de fin de semana, mujeres, hombres y adolescentes, genuinamente interesados en aprender a cocinar para ellos y para agradar a sus familias y amigos, sin restricciones, sin culpas, alimentándose sanamente y a conciencia.

Si usted come por placer, entonces su vida será más fácil, más tranquila, equilibrada y feliz.  No se priven del verdadero placer que proviene de disfrutar de sabores y gustos, siéntase cómodo con la comida, pues comer es un placer.

Publicado en General.

Deja un comentario